Seguro por días. Seguros temporales de 1 a 28 días.

Luz de fallo de motor encendida

Una de las peores pesadillas para los conductores ir conduciendo y ver una luz de alerta. 

Peor aún es no saber qué significa esa luz parpadeante o fija que te está intentando avisar de que algo no va bien. 

Por eso, lo primero que tienes que hacer cuando te pase esto es parar el coche en un lugar seguro y comprobar en el Manual del Propietario qué significa la luz.

Uno de los avisos que más suele preocupar es el de la luz de fallo de motor. Te contamos cómo actuar si se enciende en tu vehículo.

¿Por qué se enciende la luz de fallo de motor?

Hay muchas razones por las cuáles esta luz se puede encender. Algunas de ellas pueden ser fallos sin mucha importancia, pero también puede ser que haya un fallo grave que necesite ser solucionado cuanto antes. 

Debemos tener en cuenta que el motor tiene tantos componentes que es imposible que cada uno de ellos tenga una señal de aviso independiente. 

Según Autofácil, estas son las 10 razones más comunes por las que se enciende la luz del motor:

  • Cambio del sensor de oxígeno.
  • Cambio del catalizador.
  • Cambio de bujías.
  • Cambio de la tapa del combustible.
  • Cambio del termostato.
  • Cambio de bobinas de encendido.
  • Cambio del caudalímetro.
  • Cambio de los cables de las bujías.
  • Cambio de la válvula de control de emisiones.
  • Cambio del sistema de evaporación de emisiones.

¿Qué hago si se enciende la luz de fallo de motor?

Como hemos dicho antes, es importante que pares en un lugar seguro. 

La mayoría de los coches distinguen las averías de motor en dos colores:

  • Luz amarilla: indica que el fallo que se ha producido es leve. En estos casos tú mismo puedes conducir hasta el taller. Sería muy inconsciente seguir circulando como si nada, ya que el coche empezará a comportarse de forma rara y la avería puede ir a peor.
  • Luz roja: sintiéndolo mucho, no te queda otra que parar el coche y llamar a la grúa. Seguir circulando con ese aviso sería correr un riesgo innecesario.

Hay coches que no distinguen entre avería leve y grave. Nuestra recomendación en estos casos es que pares y llames a la grúa.

Una vez en el taller, gracias a las máquinas de diagnóstico, los mecánicos tardarán muy poco en decirte qué parte del motor es la que ha fallado y cuánto tardarán en solucionarlo para que puedas circular de nuevo. 

¿Puedo saber si la avería es grave por mi cuenta?

Por supuesto, te desaconsejamos por completo que hagas tu “autodiagnóstico” y decidas en función de lo que tú sientas. Tienes que ir al taller.

Pero hay una serie de indicadores que puedes comprobar en el momento y que te pueden dar pistas sobre la gravedad del asunto.

Humo

Si por el tubo de escape sale más humo del habitual o si sale de un color diferente, significa que hay problemas con la quema de combustible. 

Es posible que el catalizador esté sufriendo y esta es una pieza muy importante y cara, así que lo mejor es que llames a la grúa. 

Consumo

Se suele dar porque falla la medición de la mezcla de aire y combustible y el vehículo empieza a consumir más de lo habitual. 

Cuanto más circules con el coche en este estado, mayores son las probabilidades de estropear el catalizador 

Pérdida de potencia

El abanico aquí es súper amplio.

Puedes perder potencia por la suciedad en los inyectores, por fallos el el turbo, en el caudalímetros, en las bujías, etc…

El coche detecta el fallo y entra en “modo de emergencia”, limitando la potencia del motor para evitar que los daños vayan a peor. 

Ruido

Si tu motor suena diferente, te darás cuenta en seguida. 

Ante la combinación de luz encendida y ruido raro, lo mejor es parar del todo y llamar a la grúa.