Seguro por días. Seguros temporales de 1 a 28 días.

Mantenimiento del limpiaparabrisas

Cuando hablamos del limpiaparabrisas no estamos, precisamente, descubriendo América. 

Todos sabemos cuál su función y qué importancia tiene. De hecho, está prohibido circular sin ellos.   

Como es una pieza vital para la seguridad en la carretera, especialmente en días lluviosos, queremos contarte todo lo que debes saber sobre ellos, incluyendo cómo cuidarlos y mantenerlos. 

El mantenimiento del limpiaparabrisas no es algo difícil ni caro, así que no tiene sentido correr riesgos innecesarios por tenerlos en mal estado.

¿Cómo funciona el limpiaparabrisas?

A través de sus movimientos de intensidad regulable por niveles, el limpiaparabrisas nos permite despejar el cristal cuando llueve o nieva y limpia la suciedad cuando es necesario.  

Como sabes, son dos brazos semiflexibles que acaban en una escobilla que entra en contacto con el parabrisas y se adapta a la curvatura de este.

Además de su función básica que se activa, normalmente, con el mando del lado derecho del volante, también se usan para aplicar agua con jabón en los cristales y limpiarlos cuando se acumula la suciedad que afecta a la visión del conductor. 

Mantenimiento del limpiaparabrisas

Como hemos dicho, el mantenimiento de estas escobillas no es difícil ni cara en absoluto, pero es una pieza vital para nuestra seguridad y por eso merece toda nuestra atención.

Te resumimos los aspectos más importantes para que los tengas en cuenta: 

  • Presta atención a su funcionamiento: ¿despeja el cristal de agua? ¿queda algo de suciedad? ¿está rayando el cristal?
  • Limpia las escobillas con frecuencia: lo normal es que vayan ensuciándose y perdiendo efectividad o dañando el cristal.
  • Cámbialas cuando lo veas necesario: te darás cuenta tú mismo cuando dejen de hacer su trabajo. ¡No las fuerces y pon una nuevas!

Cómo cuidar el limpiaparabrisas

La parte del limpiaparabrisas que está en contacto con el cristal del coche está expuesta a varios elementos que lo van desgastando, como por ejemplo los rayos ultravioleta o el frío extremo.

Pero no son únicamente los elementos externos los que le afectan. También su uso frecuente deriva en desgaste. 

Puede pasar que se vaya endureciendo al perder la parte acolchada progresivamente. Esto hará que sean agresivas para el cristal y haya que sustituirlas. Te darás cuenta por su sonido, ya que cuando esta pieza se desgasta suele chirriar al activarla. 

Otro truco es fijarse en las rayas que quedan en el cristal tras pasar el limpiaparabrisas. Si quedan más de 3 rayas, quizás debas cambiarlo. 

Por otra parte, es muy recomendable tener los cristales del coche limpios y no dejar que se acumulen capas de suciedad importantes, ya que utilizar el limpiaparabrisas para quitar mucha suciedad es muy contraproducente. 

También es contraproducente activarlas en seco, ya que al no haber ningún líquido que lubrique, puede rayar el cristal. 

Multa por no llevar limpiaparabrisas

Antes de nada, debemos recordar que la sanción no es solo por no llevarlo. También te ponen multa por tener el limpiaparabrisas en mal estado.

De hecho, si están en mal estado y los agentes consideran que afecta la visibilidad y puede ser una causa de accidente, te puede caer una multa de 80 euros. 

Se trata de una falta leve: “conducir un vehículo sin mantener el campo de visión”.

Peor aún, si los limpiaparabrisas no funcionan bien y las condiciones climáticas son adversas (lluvia intensa o nieve), pueden inmovilizar tu vehículo.

Por eso, en caso de que no funcionen tus escobillas y esté lloviendo, te recomendamos encarecidamente que evites circular y que arregles el limpiaparabrisas cuanto antes. 


Últimas publicaciones:

Mantenimiento del limpiaparabrisas

Leer más
Fecha de Caducidad de la Gasolina

Leer más
Luz de motor encendida: ¿Qué significa?

Leer más

Redacción de Contenidos España

Dpto. Contenidos Seguropordias.com

Compártelo en: