Autor: NIBW | Publicado el: 16-12-2021 | Última actualización: 08-06-2022

Las 5 peores averías de coche

Las 5 peores averías de coche

Los coches son elementos indispensables para la mayoría de las familias de nuestro país

Muchos de nosotros no podríamos seguir con nuestro ritmo de vida si nos faltara el coche.

Por eso, es muy importante llevar al día el mantenimiento de tu vehículo y no descuidarlo para evitar sustos. 

Si dejas de lado el mantenimiento y te desentiendes, es muy posible que surjan averías, algunas de ellas muy caras de reparar.

A continuación te vamos a contar cuáles son las peores averías que puede tener tu coche y cómo prevenirlas.

Estas son las averías que debes intentar evitar a través de un óptimo mantenimiento de tu coche.

Si alguna vez sufres alguna de estas, es muy importante acudir al taller lo antes posible

De esta forma lo solucionarás lo antes posible y podrás volver a circular de forma segura. 

Motor gripado

Si eres conductor, seguro que has oído esta expresión al menos una vez en la vida. Tiene el dudoso honor de estar en el pódium de las averías más populares. 

Es una avería delicada porque puede dañar varias partes del coche.

Además, el coste de la reparación es bastante elevado y puede llevar bastante tiempo solucionarlo. 

Un problema añadido a esta avería es que puede ser difícil de detectar.

¿Qué significa que un motor está gripado?

Empecemos por el principio, en un motor de combustión existen diferentes piezas de metal que rozan las unas con las otras a gran temperatura.

Si la refrigeración o la lubricación no funcionan bien, hay piezas que pueden llegar a fusionarse cuando la temperatura se vuelve excesiva.

Los componentes pueden bloquearse y dejar de funcionar adecuadamente.

El gripado más común es el que tiene lugar entre el pistón y la camisa que recubre el cilindro, pero puede ocurrir en otras piezas.

¿Qué provoca que se gripe el motor?

Presta especial atención a esto:

  • Desequilibrio de las bielas: al haber un desequilibrio, el cilindro provocará un desgaste irregular, gastando más un lado del pistón.
  • Fallo en el lubricante: Si el aceite no llega con la presión adecuada o si a este le falta calidad, no lubricará lo suficiente.
  • Fallo en la refrigeración: el sistema de refrigeración puede averiarse u obstruirse.
  • Fallo en el segmento de compresión: la capa de lubricante puede romperse y aumentar así el desgaste.

 

Tres consejos para evitar que se gripe el motor:

  • Haz caso al cuadro de mandos y a las temperaturas que te indica, así como a los testigos que pueden aparecer.
  • Verifica el nivel de aceite y de refrigerador.
  • Haz la revisión de tu vehículo en los plazos que marca el fabricante.

 

Rotura de la cadena de distribución 

La cadena de distribución es una de las piezas más importantes para el funcionamiento del motor y, si se rompe, los daños pueden ser gravísimos.

Esta se encarga de sincronizar los diferentes componentes del motor. Por tanto, si se parte puede derivar en que todo el engranaje se vaya al traste.

Si se realiza un buen mantenimiento, en principio está pensada para durar toda la vida útil del vehículo. Aunque es mejor que consultes el manual de mantenimiento de tu coche.

La cadena puede fallar o estar deteriorada y, en estos casos, lo mejor es sustituirla.

¿Qué provoca que se rompa la cadena de distribución?

Aquí el abanico es bastante amplio.

Por ejemplo, conducir revolucionando el motor más de lo necesario puede hacer que la cadena sufra.

Otra cosa que no le viene nada bien a esta pieza del coche es la conducción urbana, ya que le exige más y puede desgastarla.

Si conduces por zonas sucias o con mucho polvo con frecuencia, es posible que la cadena dure menos de lo habitual, así que échale un ojo de vez en cuando si es tu caso.  

Y claro, como siempre, con el paso de los kilómetros la pieza se deteriora. Debería durar toda la vida útil del vehículo, pero te recomendamos que consultes el libro de mantenimiento de tu coche para evitar sustos. 

Quemadura de la junta de culata

Para que tu motor funcione, la junta de culata tiene que estar en perfectas condiciones. 

Es una lámina fina que está entre la culata y el bloque motor. Se encarga de que el líquido refrigerante y el aceite no se mezclen durante la combustión.  

Hay distintos tipos, pero todos suelen ser capaces de deformarse y muy resistentes a su vez.

Si sale humo blanco de tu tubo de escape, es muy probable que sufras esta avería. 

¿Qué provoca que se queme la junta de culata?

Esta pieza no suele estropearse por sí sola.

Lo más normal es que no le llegue el suficiente líquido refrigerante.

Otras causas son los fallos en el radiador o en la bomba de refrigeración, que acaben repercutiendo en el sobrecalentamiento de la junta de culata. 

En muchas ocasiones, se ha detectado que el mal ajuste de la culata puede ser el causante de la avería.

De todo corazón, te deseamos que nunca se te queme la junta de la culata, ya que es una reparación que lleva mucho tiempo y, además, puede acercarse a los 1.000€. 

Eso en caso de que la avería se detecte a tiempo. En caso de que tardemos en identificarlo, puede llegar a destrozar el motor

Avería en la centralita del motor

La ECU (Engine Control Unit) es el cerebro de tu coche.

Básicamente y resumiendo mucho, la centralita regula los sistemas de control del vehículo a través de los sensores ubicados por todo el vehículo.

La centralita recibe toda la información que le proporcionan estos sensores y la compara con los valores que tiene como predeterminados.

En caso de que los valores no sean correctos, los regula.

Es difícil acotar los síntomas que pueden darnos pistas sobre esta avería, ya que son muy generales y variados.

Fuente: Autosoporte.com

¿Qué provoca que se averíe la centralita del motor?

Con las causas pasa un poco lo mismo que con los síntomas, son muchos y muy variados. Los más frecuentes son:

  • Fallo de programación.
  • Sobrecarga de tensión.
  • Fallo eléctrico por la entrada de agua en la centralita.
  • Rotura en las placas de los circuitos.

 

Sobrecalentamiento del motor

El nombre de esta avería ya habla por si solo, ¿verdad?

Generalmente, un motor se sobrecalienta cuando el calor de la combustión no es correctamente eliminado por el sistema de refrigeración. 

Si te pasa esto, puede llegar a ser tan grave que no tenga reparación y el coche quede inservible. Aunque eso es solo en unos pocos casos. 

También puede pasar que el motor se sobrecaliente pero nosotros podamos seguir conduciendo. 

Te darás cuenta rápido de que tu motor está más caliente de lo que debe porque la aguja subirá y, probablemente, aparecerá una luz roja en el salpicadero.

¿Qué provoca que se sobrecaliente el motor?

En este caso los motivos pueden ser muy variados también. Te dejamos los más probables:

  • Condensación del líquido refrigerante.
  • Bloqueo en el flujo del refrigerante.
  • Fallo de la bomba de agua.
  • Nivel de aceite bajo.

Últimas publicaciones:

...
Redacción de Contenidos España

Dpto. Contenidos Seguropordias.com

Compártelo en: